banner-logo-02-es1

Acerca de Nosotros

La fundación Santa Agatha fué fundada en 2004 para brindar apoyo, comodidad y atención a pacientes con cáncer de mama. Ayudamos a las personas-en particular a los insuficientemente asegurados y no asegurados- en la zona central de Nueva York proveyendo asistencia financiera para cubrir una serie de gastos para el tratamiento y recuperación.

Nuestro Logo

En 2002, Laurie creó un anuncio para la Fundación Susan G. Komen usando guantes de boxeo rosados para representar la lucha que se libra por todos los afectados por la enfermedad. Ella solía dar guantes de boxeo rosados a otras mujeres que se enfrentan a los mismos retos. El mensaje era siempre el mismo: “¡Estoy en tu esquina. Manténgase fuerte y siga luchando!”

Después de leer la historia de Santa Ágatha, Laurie sintió una fuerte conexión personal con ella. Ella eligió llamar a su fundación por el nombre de esta mujer fuerte y valiente. En un toque moderno, Laurie le dió a Santa Ágatha guantes de boxeo de color rosa, con la esperanza de que este logotipo inspire a las personas con cáncer de mama para seguir luchando y nunca darse por vencido.

La historia de Santa Ágatha

Santa Ágatha es la patrona de cáncer de mama, su fiesta se Celebra cada año el 05 de febrero.

Nacida en el siglo III en una familia noble de Sicilia, Agatha era una mujer muy hermosa, ella rechazó las propuestas de matrimonio de los muchos pretendientes por haber dedicado su vida a Dios a una edad muy temprana. El magistrado Quintian se creía lo suficientemente alto en rango para ser digno del afecto de Agatha. Cuando ella reprendió sus insinuaciones, el mismo la presentó ante el juez. Él esperaba que ella cediera frente a la tortura y posible la muerte, pero ella lo rechazó y reafirmó su creencia en Dios.

Aunque Agatha fue encarcelada y maltratada por sus captores, nunca su fé vaciló. Su muerte en el año 251 DC fue el resultado de la tortura inconmensurable e inimaginable, que incluyó cortar sus senos. Su oración final fué: ” Señor, mi creador, que siempre me has protegido desde la cuna, me has sacado del amor del mundo y me diste la paciencia para sufrir. Recibid mi alma”.